Menú

¡Características de un buen cuidador!

Conoce todo para darle una buena atención al adulto mayor

El cuidado de una persona mayor no es tarea sencilla, dedicar tiempo para atender las necesidades de alguien que en ocasiones es dependiente de uno, requiere de gran vocación. Para ser cuidador no solo se necesita de unos conocimientos básicos, también se debe tener unas características humanas que ayuden a hacer el trabajo de la mejor manera posible, con amor a la labor.

Lograr un equilibrio entre conocimiento y aptitudes es ideal para la atención del adulto mayor, por eso, es esencial conocer cuáles son aquellas características que hacen de ti un buen cuidador:

  • Sé Flexible: En esta profesión no hay nada escrito, todas las personas son diferentes, esto significa que las necesidades son distintas para todos, y es posible que algunas de ellas sean más sociales, más organizadas o tranquilas que otras, pero un cuidador siempre debe tener una actitud de serenidad y total disposición, para poder desenvolverse en situaciones inesperadas.

  • Ten una buena comunicación: La comunicación es la base de toda relación, incluida la del cuidador con el cuidado. Es esencial saber escuchar las necesidades, opiniones y críticas del adulto mayor, no solamente para poder tener claridad en los cuidados que requiere o que desea, sino también para poder ser su compañía. Ser cuidador es ser un amigo más, sobretodo porque pasan muchas horas del día juntos, por lo que el comprender al otro, es un paso fundamental para facilitar la unión entre ambos.

  • Ten una actitud positiva: Es normal que con la edad lleguen algunos cambios de ánimo, sin embargo, algo que nunca debe faltar en la vida de la persona mayor, es la alegría. Un buen cuidador ayuda a superar esos días de desaliento con un poco de humor. Esto no significa que nunca se puedan tener malos días, es solo ser consciente de que esto no debería afectar la labor en el cuidado del anciano,  por el contrario, se debería tratar de transmitir las buenas vibras.

  • Sé paciente: Cada trabajo requiere de un porcentaje mínimo de paciencia, sobretodo la función del cuidador. Trabajar con personas mayores, significa que los procesos no serán tan rápidos, probablemente las instrucciones se deban repetir varias veces y el ritmo de vida sea más pausado de lo habitual. Por eso, un buen cuidador es tolerante a estos tiempos y comprende que es parte de la rutina. La paciencia es fundamental para llevar la labor con amor.

  • Empatía: Como dice la frase: “Tratar de ponerse en los zapatos del otro”, es intentar entender lo que la otra persona está sintiendo. Esto es útil para ver las situaciones desde otro punto de vista, lo cual ayuda a comprender los sentimientos o reacciones que pueda tener esa persona. Cuando el cuidador comprende esto, se facilita el buen trato, la tolerancia y la eficiencia en entender las necesidades del adulto mayor.

Cuando se ejerce la labor con pasión es más fácil hacer un buen trabajo práctico. Conoce 6 consejos esenciales que harán más sencillo el buen cuidado del adulto mayor:

  1. Descubre las necesidades: Como las necesidades de cada persona son diferentes, es primordial conocer cuáles son las del adulto que se está cuidando actualmente. Hacer una lista de ellas y enumerarlas, hará posible comprender, de manera más fácil, cuál es el paso para solucionarlas, ya sea conseguir citas médicas, medicamentos o requerir la ayuda de un familiar.

  2. Fijar una rutina: Para el cuidado óptimo de las personas mayores se recomienda fijar una rutina para hacer las actividades diarias, tales como: Tomar un baño, comer, dormir, salir a caminar, o reunirse con amigos. Esta rutina permite que la persona esté más segura y en confianza al conocer previamente sus actividades del día.

  3. Refuerza la seguridad en el hogar: Es ideal, si se está cuidando a una persona mayor en casa, asegurarse que los espacios sean óptimos para una mayor seguridad, por ejemplo: En los baños poner un agarradero o baldosas antideslizantes, y acomodar una silla en la ducha para prevenir accidentes. También, para mayor facilidad, asegurarse que el adulto mayor tenga ropa amplia que sea fácil de quitar.

  4. Controla los medicamentos: Es usual que las personas mayores requieran de unos medicamentos diarios para suplir sus necesidades de salud, es recomendable que no sean ellos mismos quienes lleven un control sobre estos, pues puede que se confundan en su automedicación y duplicar su dosis o dejar de tomar la cantidad necesaria. Se recomienda que el cuidador lleve una planeación estratégica de estos, anotando en una agenda o con la ayuda de un pastillero para garantizar el consumo de las dosis óptimas.

  5. Fomenta los ambientes sociales: Un buen cuidador promueve que la persona mayor no pierda el contacto con sus amistades o familiares. Por medio de una llamada, una salida corta o una visita a su casa, motivará al paciente a mantener su vida social; de esta forma, la persona se sentirá conectada con la sociedad llevando un estilo de vida activo y social.

  6. Cuida de ti: Aunque todo lo mencionado anteriormente es esencial para la buena atención del adulto mayor, ante todo, se debe tener en cuenta el cuidado personal. Es necesario pensar y estar bien consigo mismo, para poder cuidar de otras personas, por este motivo, es vital tener tiempo personal para hacer lo que se desea, ya sea social o lúdicamente; esto permitirá que el cuidado que se le brinde a la persona mayor sea realizado con la mayor disposición y amor posible.

Si quieres hacer parte de nuestra comunidad, sólo debes ingresar a nuestra página www.tena.com.ec, donde podrás registrarte y acceder a toda la información que tenemos para ti.

123

Inscríbete a nuestro contenido

Recibe información especializada según tu necesidad y conoce todos los beneficios que TENA te ofrece.

TE PUEDEN INTERESAR

VER TODOS LOS ARTÍCULOS